Sobre préstamos personales en Argentina

La mayoría de las personas solicitan préstamos personales cuando necesitan efectivo de forma urgente, por ejemplo, a la hora de hacer frente a un gasto inesperado como puede ser pagar un arreglo del auto o de la casa, o, simplemente para realizar un viaje pendiente o cumplir un sueño. Por lo tanto, este recurso suele una herramienta muy útil cuando es necesario resolver un problema financiero. Si te interesa saber más sobre cómo se pide un préstamo personal en Argentina y sus características podes verlo en nuestro artículo ¿Qué es un préstamo personal?

Las entidades que ofrecen préstamos personales en Argentina son los bancos, financieras y cooperativas. No obstante, cuando el tiempo corre y la necesidad apremia, podemos acudir a una modalidad de financiación que nos permite obtener dinero de forma rápida y ágil de las mismas entidades nombradas: el préstamo personal online .

¿Cómo obtener un préstamo personal online en Argentina?

Hoy en día, cualquier persona que tenga conexión a Internet desde su computadora o su celular puede acceder a la solicitud de préstamos. El procedimiento es muy simple y no lleva más que algunos minutos y unos cuantos clicks. A continuación vemos el paso por paso  la solicitud online:

– Ingresá al sitio web donde quiere solicitar un préstamo

– Completá un formulario de registro para crear una cuenta de usuario

– Completá la solicitud online de préstamo con los datos requeridos (datos personales, características del préstamo, etc.)

– Dependiendo de la entidad (Y el valor solicitado), la aprobación demorará de 30 minutos a 24 horas. Si decide realizar su solicitud mediante la página web de Grupo Puerto, la respuesta puede demorarse menos de 15 minutos.

– Una vez aprobada tu solicitud, el dinero será acreditado automáticamente en tu cuenta corriente.

El monto del préstamo va a ser un dato decisivo al momento de obtener la aprobación, si requerimos más de $500.000 vamos a tener que optar por otra opción de préstamos que requerirán más documentación y garantías.

Sin embargo, solicitar un préstamos personal por internet es una respuesta rápida ante la necesidad de plata de manera inmediata (para una cantidad de efectivo que no requiera un aval).

Préstamos personales en Argentina por vía bancaria.

No siempre es necesario trabajar con una financista si necesitas un préstamo.

Como decíamos al principio del artículo, los bancos en nuestro país también otorgan préstamos personales online y rápidos. Asesorate en el Banco donde tengas cuenta o donde te depositen el sueldo, por lo general, aquellos que son clientes suelen tener muchas más facilidades a la hora de acceder a un crédito, como podemos ver, por ejemplo, en las página del Banco Santarder Río por citar alguno. Los requisitos siempre van a depender de la cantidad de efectivo a solicitar.

Precauciones a tener en cuenta con las financistas que brindan préstamos personales en Argentina por internet:

Se recomienda asesorarse previamente sobre los antecedentes de la empresa ofertante del préstamo, además de informarse en detalle sobre las condiciones de financiación. Esto es extremadamente necesario, a fin de evitar caer en las manos de empresas fraudulentas de préstamo o situaciones abusivas. Es por ello que se recomienda realizar este tipo de operaciones siempre con entidades de trayectoria y renombre en el mercado. Por esta razón, recomendamos leer nuestro artículo ¿Cómo saber si la empresa que emite el préstamo es segura?

Por lo tanto, antes de presionar “Enter”, recordá de hacer bien la tarea:  asesorate y consultá sobre el préstamo y quien lo otorga. De esta forma, podrás acceder al efectivo que necesitás rápidamente, cuidando a la vez tu bolsillo y tu seguridad.

¿Qué problemas me puede generar un préstamo?

Al momento de poner la firma para contratar un préstamo personal, por norma general, se está seguro de que se podrá hacer frente a la deuda mes a mes. Cada uno revisa su economía personal y verifica el poder pagar la cuota de la nueva obligación contraída. Pero en algunas ocasiones, se viven situaciones inesperadas como un despido o tal vez la enfermedad de un familiar, que hacen que no se pueda cumplir con los presupuestos que se tenían planificados.

Existen diversas soluciones en el caso de que no se pueda pagar una deuda:

Garantía personal: Para comenzar, sabemos que los préstamos piden una garantía personal, es decir, al contratar un préstamo ofrecemos como garantía todos nuestros bienes presentes y futuros. Es por ello que , ante una situación de impago prologando, un juez, bajo petición de la entidad financiera o de crédito, puede dar sentencia a que se embarguen nuestros bienes.

Los más comunes suelen ser la cuenta bancaria y la parte de la nómina o pensión correspondiente al salario mínimo, pero si el importe de las deudas es elevado, también pueden llegar a embargarnos el auto, la vivienda y todos aquellos bienes que crean necesarios para saldar la deuda.

Además, si alguien nos ha avalado el préstamo, la persona que lo haya hecho también tendrá que hacerse cargo de la deuda, ya que el garante acepta de forma solidaria hacerse cargo la amortización del préstamo, con lo que si ya no podemos pagar las cuotas y no tenemos bienes embargables o estos son insuficientes, el avalista tiene la obligación de pagar la deuda y si es necesario también se puede dictaminar que embarguen sus bienes.

Refinanciación: Otro dato importante a conocer es que a partir de la primera cuota que se deje de pagar la entidad cobrará intereses de demora, normalmente bastante superiores al de los intereses ordinarios, así como también puede cobrar una comisión por reclamación de pagos o cuotas impagadas. Ambos intereses se acumulan a la deuda original lo que hará que; a largo plazo se tenga que pagar más dinero.

Por cualquier motivo que no podamos pagar las cuotas del préstamo, antes de que la cuota venza, lo más aconsejable es que nos acerquemos a nuestra entidad financiera para explicarles nuestro caso. Seguramente, se podrá llegar a una solución, como establecer un plazo más largo de amortización para que las cuotas mensuales sean inferiores, refinanciar la deuda o bien un período de carencia de capital, durante el cual sólo paguemos los intereses.  Si bien estas opciones, harán que la deuda sea superior a lo largo de los años, son prácticamente las únicas soluciones a corto plazo y, así se evitará entrar en un proceso judicial.

Alta en el veraz: Por último, otra consecuencia que puede tener el dejar de pagar una deuda, es ser  dado de alta como moroso, lo que impactará negativamente si quiere acceder a financiación en el futuro ya que las entidades financieras y de crédito verifican nuestro estado en el Veraz antes de aceptarnos como beneficiarios de un préstamo.

 

¿Existe un máximo o mínimo para pedir un préstamo?

Es importante para las personas, contar con la seguridad de sentirse respaldados en todo momento, ya nos pasa cuando tenemos una buena cobertura médica e incluso, mucho más, cuando sabemos que podemos disponer de un dinero extra ante cualquier eventualidad; ya sea para utilizarlo en gastos de salud, de ocio, vacacionales, de estudio o simplemente para adquirir nuevos bienes o realizar refacciones en el hogar, etc. De esta forma, saber si tenemos un tope para poder solicitar un préstamo nos permite conocer con que cartas estamos jugando y cuales podrán ser las mejores movidas a realizar.

En cuanto a un valor mínimo de un préstamo, hay varias entidades que hoy en día solo con ser cliente o con presentar el DNI otorgan préstamos de menos de $10.000,00. Estos préstamos son una forma fácil y sencilla  al dinero que estamos necesitando. Generalmente los préstamos con DNI resultan ser aprobados en corto tiempo y solamente es necesaria la presentación del DNI del solicitante, más la aprobación crediticia de la financiera seleccionada. Otra opción al momento de solicitar un préstamo, son los préstamos online.

Por lo general las entidades financieras y bancarias van a tomar más recaudos al entregar el préstamo cuanto más grande sea el valor solicitado. Es por esta razón que un préstamo de mayor cantidad de dinero va a estar sujeto al cálculo que realizan las entidades financieras y los bancos sobre nuestra capacidad de endeudamiento total. Este cálculo se realiza tomando los ingresos netos del titular que solicita el préstamo, a este valor se le restan las cuotas de otros préstamos, tarjetas de crédito o hipotecas. Si quienes solicitan el préstamo es una pareja, se tendrán en cuenta lo sueldos de ambos. Un punto a tener en cuenta que, para poder verificar el nivel de solvencia del futuro deudor, se valorará la antigüedad laboral  ya que sirve de garantía que el solicitante recibe y recibirá un ingreso de forma sostenida en el tiempo, lo que le permitirá afrontar el pago de las cuotas por el plazo que se llegue a pactar.

Al resultado que nos da la cuenta indicada arriba hay que aplicarle el porcentaje que considera la entidad que nos dará el préstamo personal que podemos pagar de cuota (puede estar en aproximadamente en el 40%). Si la cuota mensual del préstamo no supera esta cantidad, significa que nos darán el préstamo porque no estamos por encima de nuestra capacidad de endeudamiento.

Por lo tanto, haciendo estas cuentas podemos calcular cuál será el monto máximo que podremos recibir en préstamo en relación a cuánto podemos pagar mensualmente. En cuanto al monto mínimo, deberemos ver cuánto está dispuesto la entidad financiera a otorgar pero implica mucho menos tramites que el caso anterior.