5 consejos para obtener un préstamo para pagar deudas

¿Estás pasando por un mal momento económico? ¿Tenés deudas atrasadas y tus acreedores empiezan a exigir su pago? ¿Tenés deudas con tasas de interés muy altas? Quizás sea el momento de re-estructurar tu deuda para poder salir adelante y saldar ese mal momento. A continuación veremos 5 consejos que esperamos sean de utilidad al momento de tomar un préstamo personal para pagar deudas.

Re-estructurar la deudaEsto no es otra cosa que un plan de pagos sobre la deuda que ya tenés, esto demuestra que querés cumplir con tus obligaciones y te permite elegir la cantidad a pagar y el plazo que mejor se adapta a tus necesidades..

Una buena opción es verificar si tienen la opción de pagos adelantados y cómo funciona. Así, si contamos con dinero extra, podemos hacer pagos adelantados y estos se van al monto de la deuda principal.

Por último, es importante pagar de forma puntual para no seguir sumando intereses

Conocer el cálculo de los intereses de los préstamos de consumo

Seguro de vida, IVA sobre intereses, gastos administrativos: todos estos son costos que derivan del préstamo y por ende deben sí o sí computarse en el cálculo de la tasa total pagada por el mismo, conocida como Tasa Efectiva Anual (TEA).

Hay algunas entidades financieras que con el fin de captar nuevos clientes suelen informar el costo de los préstamos en términos de Tasa Nominal Anual, que no tiene en cuenta los ítems mencionados. Esto se debe a que estos costos no existirían en caso de que el préstamo no sea otorgado. Sin embargo, son significativos en el costo total. Por este motivo, siempre es conveniente analizar si tomamos o no un préstamo teniendo en cuenta el TEA y no de TNA. Sobre todo si estamos adquiriendo un nuevo préstamo personal para salir de las deudas, debemos tener total conocimiento de todos los gastos que están adheridos al servicio que estamos por contratar.

Evitar el Sistema de Amortización Directo

La mayoría de las personas que sacan un préstamo o compran en cuotas no se fijan en “detalles insignificantes” como la fórmula matemática utilizada para calcular los intereses de la deuda. Sin embargo, un detalle como este cambia drásticamente como se calculan las cuotas. Por ejemplo, el Sistema de Amortización Directo computa el pago de intereses sobre el monto total del préstamo (o costo del producto adquirido) sin tener en cuenta que al pagar las cuotas estamos devolviendo también parte de ese monto (en el lenguaje financiero: amortizando) y que por lo tanto corresponde que lo que se paga por intereses baje disminuyendo a medida que se cancelan las cuotas.

Por ello, al contratar un nuevo préstamo, debemos asegurarnos que el sistema de amortización sea, por ejemplo, Francés, donde la amortización de capital es creciente y el interés decreciente.

Hacer un presupuesto mensual: No solo es importante pagar nuestras deudas sino también no contraer nuevas. Comenzar a planificar nuestras finanzas personales tiene que ver con ordenar, en primer lugar, nuestros gastos. Planificación y el vivir con lo propio pueden representar el principio del fin de las deudas. Una forma muy útil de poder planificar nuestra economía es anotar los gastos en una planilla para poder a fin de mes ver qué gastos son los necesarios y qué gastos se pueden evitar. De esta forma, al tener una economía ordenada, no necesitaremos seguir endeudandonos.

Tarjetas de crédito: Hacer compras con las tarjetas de crédito es muy tentador. Pero es importante ser responsable al pasar el plástico. Siempre es recomendable pagar la totalidad de la cuenta para no generar intereses y no sumar deudas en muchas tarjetas distintas. Para más información al respecto recomendamos leer el artículo “Pagar el mínimo con la tarjeta de crédito se convirtió en el peor de los negocios”. La clave para no sobre-endeudarse con la tarjeta de crédito es usarla solo para las cosas necesarias y que ya tenés planeadas.

Organizar tu economía diaria es una forma de empezar a salir de las deudas.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad.

Método para calcular el monto ideal para un préstamo

El monto ideal para un préstamo va a ser siempre un valor que podamos pagar las cuotas sin que nos asfixiamos luego. ¿Qué queremos decir con esto? Que las cuotas del préstamo deben ser accesibles para poder pagarlas, de lo contrario entraremos en una rueda donde no podemos pagar las cuotas, por lo que se suman los intereses y cada vez debemos un poquito más en vez de un poquito menos.

¿Cómo calculamos el préstamo?

Por lo general las entidades bancarias y financieras antes de otorgar un préstamo hacen un análisis de la cantidad de dinero  que pueden otorgarle a quien pide el préstamo, verificando la capacidad de endeudamiento total. Este cálculo se realiza tomando los ingresos netos del titular que solicita el préstamo, a este valor se le restan las cuotas de otros préstamos, tarjetas de crédito o hipotecas. Si quienes solicitan el préstamo es una pareja, se tendrán en cuenta lo sueldos de ambos.

Un punto a tener en cuenta que, para poder verificar el nivel de solvencia del futuro deudor, se valorará la antigüedad laboral  ya que sirve de garantía que el solicitante recibe y recibirá un ingreso de forma sostenida en el tiempo, lo que le permitirá afrontar el pago de las cuotas por el plazo que se llegue a pactar.

Al resultado que nos da la cuenta indicada arriba hay que aplicarle el porcentaje que considera la entidad que nos dará el préstamo personal que podemos pagar de cuota (puede estar en aproximadamente en el 40%). Si la cuota mensual del préstamo no supera esta cantidad, significa que nos darán el préstamo porque no estamos por encima de nuestra capacidad de endeudamiento. Para ponerlo en número, si tenemos un ingreso neto de $10.000,00 pero tenemos un gasto fijo de $2000,00 de tarjetas de crédito, el banco calculará nuestra capacidad de endeudamiento sobre $8.000,00. Si dijimos que tomaban un porcentaje del 40% aproximadamente, entonces nuestras cuotas a pagar pueden llegar a ser de alrededor de $3.200,00.

Simuladores On-line para calcular cuotas e intereses

Si todavía te quedan dudas sobre lo que debes pagar por tu préstamo, hay muy buenos simuladores en internet que según la plata que pidamos y el plazo de devolución nos calculan las cuotas totales a abonar, los intereses y otros gastos que deberemos pagar. Uno de estos simuladores es el del Banco de la Nación Argentina o el del Banco ICBC. Esta herramienta puede darnos una idea certera de cuánto gastaremos y si es accesible para nuestra economía diaria pagar las cuotas del préstamo.

Otra forma de calcular los intereses de un préstamo es asesorarse bien sobre el préstamo que queremos pedir y saber que porcentajes nos van a cobrar de intereses, para ello es menester saber qué implica cada gasto que nos van a cobrar. Para ello, los invitamos a leer nuestro artículo ¿Cómo calcular la tasa de interés de un préstamo?. Allí podrán ver que implica cada concepto con el que nos cobran las tasas de interés.  

Todo esto es si queremos sacar un préstamo personal, ahora si estamos interesados en un préstamo hipotecario, los cálculos se realizan de una forma diferente porque hay una modalidad de que el valor de las cuotas están en relación a las variaciones que sufre el Coeficiente de Actualización de Referencia (CER) que, a su vez, refleja lo que pasa con el índice de precios al consumidor.

Para más información sobre cómo calcular su préstamo ideal, no dude en comunicarse con nuestros asesores comerciales.

Situaciones en las que un préstamo se convierte en solución

Un préstamo es una herramienta financiera en la que se solicita dinero a cambio de su devolución en plazo y con un monto adicional en concepto de intereses que van a variar según lo arreglado con el prestamista. Por lo tanto, pedir un préstamo es una solución efectiva si estamos urgidos de dinero.

Los préstamos no solamente nos son de utilidad ante situaciones premeditadas sino que, hoy en día, hay préstamos que se aprueban en cuestión de horas, por lo que también nos pueden ayudar a salir adelante en situaciones que no podemos prever con antelación. A continuación veremos situaciones en las que solicitar un préstamo puede ser de gran ayuda:

Si se quiere refaccionar o ampliar la casa propia:

Tanto las entidades bancarias como las empresas crediticias, contemplan en sus líneas de financiamiento la entrega de dinero para que los interesados en realizar mejoras en sus hogares puedan hacerlo sin la necesidad de ingresar al crédito hipotecario. Esto se debe a que las solicitudes de préstamos personales se resuelven más rápido y conllevan la presentación de menos documentos.

Cambiar o reparar el auto, comprar una motocicleta o adquirir un 0 km:

A pesar que estas tres situaciones son distintas unas de otras, los préstamos personales permiten solventar parte o la totalidad de los gastos y costos que insumen cada una de las transacciones descritas. Para más información sobre préstamos para adquirir un auto nuevo, les sugerimos que vean nuestro artículo 5 Claves para comprar un auto a crédito personal.

Sin embargo, no siempre los motivos por los que pedimos un préstamo son todos color de rosa. También nos puede pasar que tengamos la mala suerte de ser parte de un accidente y que el seguro no cubra la totalidad del arreglo y necesitemos de efectivo extra para poder dejar nuestro auto andando nuevamente.

Pagar deudas:

Sin dudas la ocasión menos placentera o feliz para solicitar un préstamo, sin embargo, durante el transcurso del año es habitual que muchas de las cuentas que llevamos no se encuentren al día y diciembre llegue con muchas facturas por pagar bajo el brazo. Quizás nos atrasamos en el pago de las expensas y no queremos que los vecinos nos recriminen el pago en la próxima reunión de consorcio, o le debemos parte de la patente y unas multas y necesitamos tener un libre deuda para poder vender el auto. Allí es cuando la propuesta de solicitar un préstamo resulta necesaria. Así podemos refinanciar nuestras deudas de una forma que podemos prever que vamos a pagar y por otro lado cumplimos nuestras obligaciones con todos y tenemos un solo deudor.

Las situaciones pueden ser varias ya que podemos seguir enumerando hasta el cansancio. Lo importante es poder conseguir una agencia de créditos o un banco que nos asesoren bien sobre los requisitos para poder adquirir nuestro préstamo y sobre los costos que conlleva el mismo. Hoy en día y gracias a los avances de internet y la conectividad, se puede acceder a un préstamo de una forma mucho más sencilla. Toda la demora que antes requería la administración más la verificación crediticia hoy en día se hace de una manera mucho más rápida y eficiente a través de los medios electrónicos.

Si todavía tiene alguna duda o quiere más información sobre préstamos personales, los invitamos a visitar la página web de Grupo Puerto.

¿Necesitas un préstamo para tu nueva casa?

¿Se agranda la familia y sentís que ya es momento de dejar de alquilar? ¿Queres un lugar propio para poder compartir con tu familia y no tener que estar pensando en la renovación de contratos? Tener la casa propia es un sueño ideal pero comprar una propiedad o empezar a construir no es una tarea, en la que uno pueda meterse sin tener ciertos recaudos. Un préstamo hipotecario puede darte el empujón económico que necesitas.  

Préstamos hipotecarios en Argentina: Plan Procrear

En materia de préstamos del gobiernos para la adquisición o construcción de casas, la estrella de los últimos años sin dudas es el plan Procrear, no solo por la cantidad de personas interesadas en su adquisición y en formar parte del mismo, lo que ha llevado a la instrumentación de sorteos, sino que también por la gran cantidad de obras que están en ejecución, lo que nos asegura que tendremos la posibilidad de poder disponer de la soluciones ofrecidas por este sistema de construcción.

Con la línea “Solución Casa Propia” podés adquirir una vivienda nueva o usada con destino de Vivienda única, familiar y de ocupación permanente (debemos tener en cuenta que una vivienda familiar tiene sus particularidades, no puede ser embargada por ejemplo). Puede ser una casa o departamento de hasta $1.500.000. Esta línea de ProCrear te permite acceder a un Crédito Hipotecario con cuotas accesibles y plazos de hasta 20 años y a una Bonificación del Estado Nacional, una ayuda para que las familias complementen sus ahorros y el crédito para la compra de una vivienda.

El acceso al programa se realiza mediante un sistema de puntaje social y transparente que prioriza a las familias de acuerdo a su necesidad habitacional.

Préstamos hipotecarios: Bancos privados

Otra opción para conseguir un préstamo hipotecario es nuestro banco amigo. En este caso puede que haya más líneas crediticias y que no sean sólo para la primer vivienda. Por eso podemos encontrar créditos hipotecarios con distintos fines:

  • Adquisición: para comprar, remodelar o construir tu vivienda.
  • Construcción: para edificar tu primer casa
  • Refacción: Refacción / Ampliación de primera vivienda
  • Préstamos hipotecarios UVIs: Este es un préstamo que también sirve para comprar la primer vivienda con la particularidad de que está medido en Unidad de Vivienda” (UVI) que es una unidad de medida creada por la comunicación BCRA A5945 para fomentar el crédito hipotecario. La UVI actualiza su valor diariamente según la evolución del CER  (Coeficiente de Estabilización de Referencia) que a su vez se actualiza por el valor del IPC (Índice de Precios al Consumidor).
  • Crédito hipotecario para comprar una segunda vivienda.

Como vemos, las opciones para acceder a créditos para la construcción de casas son varios. Es nuestra responsabilidad conocer todos los detalles sobre los diferentes préstamos como las tasas de interés y los gastos, de modo de tener la mejor opción de poder avanzar en la construcción de nuestra casa propia, como el límite de superficie cubierta, las opciones en cuanto a montos máximos y mínimos de financiamiento, los ingresos topes que se pueden declarar y demás propuestas que hacen a una correcta administración de este recurso.

¿Qué son los Préstamos Hipotecarios?

El préstamo hipotecario es un producto financiero mediante cual  una entidad financiera nos presta dinero en base a una garantía real que es nuestro inmueble (vivienda, garaje, local, etc). En caso de impago, la entidad nos podrá requerir el cobro del dinero adeudado mediante un procedimiento judicial y en último caso, se podrá quedar con nuestra vivienda como parte total o parcial del cobro de la deuda. Por lo tanto, a diferencia de los préstamos personales o los préstamos de consumo que estuvimos viendo hasta el momento, la diferencia en los préstamos hipotecarios es que es requisito fundamental tener un inmueble que nos sirva de garantía.

Condiciones de los préstamos hipotecarios :

  • Debe haber un inmueble que tiene que tener una escritura pública.
  • Es un préstamo a medio-largo plazo (generalmente entre 15 y 30 años)
  • Hay varios tipos de préstamos hipotecarios de acuerdo al tipo de interés (fijo, variable o mixto), el tipo de cuota que paguemos o el tipo de moneda en el que se pague el préstamo (normal o en divisas)
  • Las condiciones de la hipoteca variarán según la entidad donde pidamos el préstamo y también teniendo en cuenta la finalidad del mismo (adquisición de nuestra vivienda habitual, compra de una segunda residencia, mejora de condiciones “subrogación”, reunificación de deudas-consolidación, etc.)
  • Para dar por finalizada la hipoteca no basta con que se haya devuelto la totalidad del préstamo sino que debe constar en el registro, es necesario que el banco consienta la cancelación.

¿Cómo cotizar un préstamo hipotecario?

Si estamos dispuestos a solicitar el préstamo hipotecario podemos recurrir a los simuladores que hay en internet de distintas entidades financieras o al del Diario La Nación que también cuenta con un simulador de las cuotas a pagar por un préstamo hipotecario que se va actualizando según la inflación. Esto se debe a que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció en abril la habilitación de un sistema de créditos hipotecarios nominados en una unidad de medida que se actualizará según la inflación. Dicha unidad de medida es la Unidad de Vivienda (UVI) y se le otorgó un valor inicial equivalente a la milésima parte de lo que cuesta construir un metro cuadrado, según un índice promedio de varias ciudades del país. Por lo tanto, a diferencia de un crédito hipotecario tradicional, las cuotas se expresarán en UVIs, y su equivalente en pesos a abonar dependerá del valor de la UVI al momento del vencimiento de la misma.

Por otro lado, un requisito para el préstamo hipotecario de la línea UVI es que debe estar destinado para la compra de vivienda única y permanente. Entendiendo por este concepto que el titular no podrá tener más de una vivienda a su nombre (puede vender su vivienda actual en forma simultánea) y que deberá residir permanentemente en el inmueble que esté adquiriendo.

¿Cuánto vale la UVI?

El valor de la UVI se ajusta, porque -al estar el préstamo nominado en UVIs- de eso dependerá cuánto valdrán las cuotas para ir cancelando el crédito. Y esta actualización se hará con el Coeficiente de Actualización de Referencia (CER) que, a su vez, refleja lo que pasa con el índice de precios al consumidor. Por lo tanto, esta medida está intrínsecamente adherida a lo que sucede económicamente en el país.

Resumiendo: a diferencia de todos los préstamos sin avales que vimos hasta el momento, el préstamo hipotecario es un producto financiero que nos permite recibir dinero a cambio de nuestro compromiso personal de devolver dicha cantidad, junto con los intereses correspondientes, mediante pagos periódicos y poniendo como garantía un inmueble.

¿Cómo calcular la tasa de interés de un préstamo?

A la hora de ponerle la firma al préstamos que pedimos es menester saber sobre qué estaremos pagando para cancelarlo. A continuación haremos un breve repaso de algunos intereses y gastos que podemos incurrir al solicitar un préstamo:

Gastos e intereses a tener en cuenta para pedir un préstamo:

Como todo servicio que se contrata, este conlleva una serie de gastos fijos. No importa qué tipo de préstamo pidamos, en todos nos podemos encontrar con los siguientes gastos:

  1. Seguro de vida: Este seguro se contrata por las dudas que quien toma el préstamo tenga alguna contingencia imprevista por la que no pueda pagar más el préstamo.
  2. Interés: Es un índice que se aplica sobre el valor a prestar y representa la ganancia del prestamista por entregar el préstamo. En un préstamo se aplican diferentes tasas de interés, por lo que nos podemos encontrar con cualquiera de las siguientes siglas:
  • Tasa Anual Equivalente (TAE): Es un término muy financiero que se define como el resultado de una fórmula matemática que incorpora el tipo de interés nominal, las comisiones y el plazo de la operación. Esta tasa se aplica tanto en los productos ahorro como en los préstamos  hipotecarios como consumo.

El TAE incluye dos conceptos que son la comisión de apertura y la de cancelación anticipada.

  • Comisión de apertura: Bajo esta denominación se esconden todos los gastos originados en las entidades financieras por la tramitación de un contrato crediticio. Habitualmente, la cuantía de esta comisión se cobra de una sola vez, cuando se firma el contrato, sin embargo, es posible pactar pagarla a lo largo de la vida del préstamo. En él se incluyen, por ejemplo, certificaciones y cualquier otro gasto de apertura del préstamo.
  • Comisión de cancelación o amortización anticipada: Aunque no siempre es así, generalmente las entidades financieras reconocen a sus clientes el derecho a cancelar el préstamo total o parcialmente antes de que termine el plazo. Como los intereses están estimados para el total de la vida del préstamo, si ésta se acorta el beneficio del banco o caja es menor. Por ello, al cancelar el préstamo total o parcialmente (con entregas a cuenta) las entidades financieras cobran una comisión, resultado de aplicar un porcentaje sobre la cantidad cancelada o amortizada antes de tiempo.
  • Tasa Nominal Anual (TNA): Este porcentaje permite calcular la rentabilidad del préstamo con distintos plazos.
  • Costo Final Total (CFT): Este es el índice más completo porque incluye la TNA y todos los gastos del préstamo. Por lo tanto es el mejor indicador del gasto total al momento de pedir un préstamo.

¿Cómo podemos calcular los gastos de pedir un préstamo personal?

Es obligatorio para todas las entidades que otorgan préstamos publicar las tasas de intereses. Con ese dato podemos realizar nuestro propio análisis. Por otro lado, siempre podemos asesorarnos sobre los distintos servicios y pedir una cotización de un préstamo personal.

Además, en internet podemos encontrar varios simuladores de préstamos y hasta un tutorial en youtube sobre como calcular las tasas y los intereses de un préstamo.

Tipos de préstamos personales

Los préstamos personales es la forma de obtener dinero más fácil y rápido, ya que como la palabra lo indica, es un “préstamo” en el sentido más liso y llano de la palabra. Por lo tanto, nos entregan una suma de dinero y debe devolverse dentro de un plazo pactado.

Además de ser una de las formas más conveniente de cumplir una meta propia en el momento que uno lo desea. Un préstamo es una forma de financiarse donde el principal beneficio es que no importa cual es el destino del dinero. Entonces, la plata recibida puede ser utilizada para comprar un auto a remodelar la casa o desde pagar un viaje a pagar un postgrado. Quizás solo necesitemos pagar una vieja deuda y conseguir una forma más accesible de pagar en cuotas un valor que no nos asfixie a fin de mes. Por todo esto, un préstamo personal es la herramienta indicada para cualquiera de estos casos.

En nuestro país, las entidades que ofrecen préstamos personales son los bancos, financieras y cooperativas. Muchas veces no hace falta acercarse a ninguna de ellas en persona sino que podemos solicitar el préstamo vía on-line y así, obtener el dinero necesario de forma rápida y ágil. Sin embargo, esto no nos exime de que nos pidan el DNI, para acreditar nuestra identidad, o que hagan una consulta sobre nuestro estado de cuenta en el banco.

Tipos de préstamos

Entre las distintas modalidades de préstamos personales podemos encontrar los siguientes:

  • Préstamos al consumo: Estos préstamos se utilizan para financiar la compra de bienes duraderos como puede ser un auto, una moto, una heladera, lavarropas (cualquier electrodoméstico básicamente), etc.
  • Préstamos personales: Son para financiar una necesidad específica en un momento particular, como puede ser un viaje, un casamiento o salir de un aprieto económico. Es similar al préstamo al consumo pero en este caso es para financiar bienes intangibles.
  • Préstamos para estudios: Estos tipos de préstamos son mucho más utilizados en países como Estados Unidos, el Reino Unido y otros estados Europeos. Se trata de préstamos dirigidos a estudiantes para financiar matrículas universitarias, estudios de postgrado o estancias de estudio en el extranjero. Los costes suelen un poco más baratos que los préstamos personales.

Después están los bien conocidos préstamos hipotecarios para poder construir o comprar una casa. Pero en este caso si no se paga el préstamo, la entidad que lo otorga aplica la hipoteca y se queda con la propiedad. Además que por ser un préstamo de mayor envergadura, seguramente requiera de mayor documentación respaldatoria del solicitante.

Préstamos inmediatos

Tal como lo indica el título estos préstamos son los que se otorgan en el acto. Grupo Puerto cuenta con esta opción para acceder hasta $150.000 en el momento contra entrega de cheques. La solicitud la puede hacer mediante página web o llamando por teléfono. La devolución de dicho préstamo es en 12 cheques.

Si todavía te quedan dudas sobre pedir un préstamo personal, te invitamos a que veas nuestra las condiciones de nuestros préstamos personales.

5 claves para comprar un auto a crédito personal

Según un estudio realizado por la UADE en 2014 cada vez son más los jóvenes que prefieren convivir con sus padres hasta alrededor de los 30 años, entre varias razones, hoy en día le es más fácil a los jóvenes acceder primero al auto propio que a la vivienda propia. Es por esta razón que un crédito personal nos puede acercar al sueño de tener nuestro propio vehículo y poder así viajar más cómodos. A continuación veremos 5 tips a tener en cuenta al momento de querer comprar un auto a crédito:

Revisa tu presupuesto:

Hoy en día se vuelve complicado ahorrar y al llegar a fin de mes puede que no quede mucho del sueldo. Si esta es tu situación, deberás sincerarte ante el prestamista y acceder a un crédito personal que esté a tu alcance para después no sobre-endeudarte. Por esta razón es muy importante asesorarse adecuadamente. Quizás se puede acceder al monto deseado pero a un plazo más largo de pago que van a permitirte tener tu auto y no ahogarte en deudas mes a mes.

Ver las opciones que tenemos:

El mercado automotríz es muy amplio en nuestro país y eso es un punto a favor. Podemos optar por un auto nuevo pero sencillo, o uno usado pero con más beneficios. El mercado ofrece múltiples opciones: nacionales, internacionales, con repuestos fáciles de conseguir, con repuestos importados, etc. El punto es que en la variedad podemos encontrar un vehículo que se amolde a las necesidades que estamos buscando o al préstamo para auto que hayamos conseguido. Para poder decidir que opción tomar, nos va a servir comparar técnicamente y financieramente los vehículos en los que estamos interesados.

Decidir dónde solicitar el crédito personal

Así como debemos ver qué auto y dónde comprarlo, con el préstamo pasa lo mismo. Debemos decidir. Últimamente pedir créditos personales es cada vez más fácil y rápido. Inclusive hay muchas entidades que otorgan préstamos on-line tanto en una institución bancaria como en una financiera. Obviamente, en ambos casos nos va a ayudar si ya somos clientes de las mismas y contamos con buenos antecedentes. De lo contrario, puede que el préstamo personal se demore un poco más.

Más allá de que el crédito personal para el auto lo solicitemos vía internet, siempre vamos a tener que adjuntar documentación como el DNI del solicitante y comprobantes de ingresos mensuales (recibos de sueldo). En el caso particular del crédito para auto, es posible que nos soliciten presupuesto del vehiculo que tenemos en mente para agregar al legajo del préstamo.

Tener en cuenta los gastos extra:

Comprar un auto implica gastos más allá de la compra del bien, ya que debemos tener en cuenta los costos extras que implican hacer el papeleo del traspaso de titularidad y cualquier otro trámite que pueda llegar a estar implicado en la compra/venta (certificaciones, papeleos, etc)

A disfrutar!

Si ya tenes decidido qué auto querés, qué crédito personal vas a solicitar, por cuánta plata, en cuantas cuotas vas a devolverlo y en qué entidad. Además, contas con toda la documentación requerida y la plata para todo el papeleo que implica el traspaso de la titularidad, solo resta una sola cosa.. salir a disfrutar de tu nuevo auto! Bon Voyage!

¿Qué es un préstamo de efectivo en el acto?

El préstamo de efectivo en el acto es, como lo dice su nombre, una solución económica rápida y fácil, una forma de obtener financiación en efectivo con requisitos mínimos.

Estos préstamos los podemos conseguir en bancos, casas de crédito y algunas cooperativas.

Un préstamo puede tener múltiples razones, querer refinanciar  una vieja deuda o querer comprar un electrodoméstico. O quizás afrontar un gasto extra que no tuvimos en cuenta en nuestra economía diaria.

Requisitos generales para pedir un préstamo:

¿Qué debo tener en cuenta si quiero pedir un préstamo? Muchos de estas ayudas financieras se piden vía internet, por lo que hay que completar un formulario con datos básicos. Es un requisito indispensable ser mayor de edad y tener DNI para acreditar nuestra identidad. Hay algunas entidades que ponen también un tope a la edad máxima, por ejemplo, entre los requisitos podemos encontrar una cláusula como la siguiente: “Personas físicas cuya edad al término del préstamo no supere la prevista para acogerse al régimen jubilatorio”.

Por otro lado, un posible requisito para pedir un préstamo es la presentación de los recibos de sueldos si se trabaja en relación de dependencia. Si se es autónomo, algún comprobante de ingresos.

Estos préstamos, por lo general, no conllevan la presentación de un aval o una garantía.

Requisitos para pedir un préstamo bancario:

En nuestro país tenemos una gran cantidad de bancos que ofrecen préstamos personales. Hay bancos privados que ofrecen desde un mínimo de $1000 y un máximo de $350.000 con requisitos como un sueldo base de $6500 y tener cierta antigüedad en el trabajo.

Por otro lado, otra opción también es la banca pública que dependiendo de la institución, puede que le soliciten tener por lo menos seis meses de antigüedad en el trabajo o no mantener deudas de cuotas alimenticias o con el banco.

Obviamente si no es cliente del banco al que le solicite el préstamo, van a querer afiliarlo a su institución por lo que además del costo del préstamo va a tener que estar atento al costo de cualquier tarjeta o servicio que le otorguen. Pero por otro lado, quienes son clientes puede optar con más facilidades o beneficios como acceder a préstamos directamente desde la banca internet.

Por otro lado, alguna de estas entidades poseen un simulador del préstamo donde podemos ver los gastos y las cuotas a pagar según el plazo de pago que determinemos. Para ello podemos acceder al simulador del Banco de la Nación Argentina o del Banco Ciudad.

Estos simuladores de préstamos son muy completos e útiles ya que nos dan una visión panorámica de las cuotas a pagar teniendo en cuenta todos los gastos que ocasionará sacar el préstamo como el IVA, el seguro de vida y las alícuotas de las tasas y costos financieros lo que nos posibilita poder comparar con otras instituciones y poder optar por la que más nos conviene. El simulador del Banco Nación, también establece de cuánto deben ser los ingresos netos necesarios para poder pedir el préstamo.

Préstamo personal rápido

Cuántas veces nos pasa que nos surge un imprevisto en el mes y no contamos con ahorros para poder cubrirlo? Por ejemplo, se rompió el termotanque en pleno invierno y no tiene reparación, por lo tanto, debemos comprar uno nuevo o tenemos que cambiar a los chicos de colegio porque se llevan mal con los compañeros y el nuevo colegio pide que paguemos la matrícula y la mensualidad todo junto…  O simplemente, te podes tomar vacaciones de tu trabajo y querés viajar a algún lugar desconocido. Para todas estas opciones podes pedir un préstamo rápido que te va a brindar el efectivo que necesitas en tiempo y forma.

Esto se debe a que ya desde sus inicios el préstamo tuvo un fin solidario, se prestaban semillas para poder seguir con las cosechas. Tiempo después se empezó a utilizar con el dinero y nació allí también el concepto del interés. Un préstamo es, como lo dice en sí la palabra, la acción de prestar. Hay una persona a quien se le entrega algo y debe devolverlo en un futuro pactado. .

¿Dónde y cómo pedir un préstamos?

En nuestro país quienes ofrecen más préstamos son los bancos (privados como estatales) y distintas entidades financieras. Podemos acercarnos a un local y pedir que nos asesoren sobre los préstamo o podemos ver vía on-line qué préstamos hay disponibles y solicitarlo por esa vía. Siempre es recomendable trabajar con una entidad de confianza aunque también es primordial comparar los servicios, las tasas de intereses y los gastos para no terminar trabajando con una entidad que sea demasiado caro. Los requisitos para pedir el préstamo, en líneas generales, son los mismos en todas partes: ser mayor de edad, tener DNI y constancias de ingresos mensuales. Algunas entidades pueden solicitar más documentación que otra. Pero los pasos a seguir son los mismos en todas la entidades, una vez que tiene toda la documentación requerida, van a verificar que quien solicita el préstamo no cuente con deudas anteriores. Si se pasa este análisis, se obtendrá el préstamo.

¿Por qué se los llama préstamos rápidos?

Esto se debe a que después de realizada la solicitud, si todos los papeles están bien, se puede llegar a tener el préstamo dentro de las 24 hs. Muchas entidades bancarias trabajan con préstamos vía on-line pre-aprobados para sus clientes. Otras entidades financieras, en cambio, como Grupo Puerto, una vez que reciben el pedido del préstamo, se ponen en contacto con el solicitante y solicitan referencias bancarias para poder hacer el análisis correspondiente.

Hay otras entidades que al solicitar un préstamo, tienen que realizar una calificación del solicitante, y piden un montón de documentos, algunos certificados por contador público, y deben enviar todo el legajo a casa central para ver si aprueba el préstamo y por cuánta plata. Estos otros préstamos suelen demorarse por lo menos 15 días.

Por eso, al momento de pedir un préstamo deberemos poner sobre la balanza con qué entidad queremos trabajar, qué apuro tenemos en conseguir el efectivo y la forma de la devolución, si va a ser con cheques o pagando cuotas mensuales.