Los tabúes sobre préstamos personales

¿Necesitas cambiar el auto pero no te alcanza con lo que tenés ahorrado y no querés pedir un préstamo por temor a sobre-endeudarte? Muchas veces el desconocimiento suele ser la mayor traba para poder llevar adelante tus proyectos, convirtiendo así, a un préstamo en una palabra tabú.

Para poder salvar esta situación veremos a continuación los errores clásicos que se cometen al momento de pedir un préstamo. Entre estos se destacan:

 

  • Desconocer los términos y condiciones de tu préstamo: al momento de solicitar financiamiento, se debe conocer el monto que te prestan, la tasa de interés, la comisión por apertura, si se cobran intereses sobre saldos insolutos, si hay que cubrir gastos de seguros y notarios, entre otras cosas. Es importante leer bien las condiciones y hacer cuantas preguntas sean necesarias al asesor de la entidad financiera. Así se evitará encontrarse con una sorpresa al momento de tener que pagar las cuotas. El mayor tabú con el que cuentan los préstamos es el desconocimiento y los tecnicismos con los que se expresan los intereses y gastos. Por eso, es importante evacuar todas las dudas que surjan.
  • No pagar a tiempo: Al momento de solicitar el préstamo es necesario que haga un balance de sus ingresos y que verifique que va a poder abonar las cuotas de la devolución del mismo sin comprometer su economía diaria. Los bancos suelen aplicar intereses compensatorios y punitorios. Esta medida ya viene determinada por contrato. Es cierto que a todos nos puede suceder un imprevisto que desestabilice nuestras finanzas y ponga en jaque nuestros compromisos. Sin embargo, debemos estar conscientes de esta posibilidad a la hora de pedir un préstamo. No pagar una cuota no solo implica que se “manche” tu historial, sino que también significa pagar demás.
  • Pedir el préstamo a título personal: Si tu idea es fomentar tu proyecto profesional o una PYME, quizás es mejor optar por créditos empresariales, que no sólo son más amplios sino que además ayudan a que tu empresa genere historial propio. Quizás al arrancar tu negocio, un préstamo personal fue de gran ayuda, pero hay que saber que éstos tienen un límite y hay un momento que quizás dejan de ser la mejor opción.
  • Tener el préstamo incorrecto: Es importante ver que el préstamo sea para cubrir necesidades de corto plazo para evitar sobre endeudarse.  Pese a que para un crédito personal no nos piden que justifiquemos su utilización si en nuestra mente tenemos que saber para qué lo usaremos porque, de otra manera, puede irse de nuestras manos sin que sepamos en qué. Tener un proyecto concreto con fechas de inicio, fin y presupuesto, nos va a ayudar a ordenarnos y va a facilitar el pago de la cuota. 

 

Muchas veces el mayor temor en cuanto al financiamiento es precisamente el financiamiento. Hay muchos tabúes y mitos sobre los préstamos, pero si se utilizan de una manera adecuada puede ser la mejor forma de acercarse al auto o viaje que uno quiere de manera acelerada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *