¿Puede pedir un préstamo un menor de edad?

Un menor de edad no puede solicitar préstamos en entidades financieras o bancarias por su cuenta debido a que uno de los principales requisitos para pedir un préstamo es contar con la mayoría de edad.

Si debemos pensar a grandes rasgos los requisitos básicos a cumplir por el solicitante de un préstamo, los mismos deberían ser:

  • Ser mayor de edad.
  • Demostrar que se puede devolver el dinero que ha pedido.
  • No aparecer en ningún listado de morosos.

Por lo tanto, si un menor requiere de efectivo, deberá haber un mayor de edad que respalde la operación y que cumpla con todos los requisitos solicitados por el banco o la financista por la que decidan optar.

¿A partir de qué edad se puede pedir un préstamo?

La mayoría de edad en nuestro país es a partir de los 18 años según el Nuevo Código Civil que entró en vigencia en 2015. Sin embargo, la edad de la mayoría es una modificación del Código que se realizó a finales del 2009. Gracias a dicho cambio, los jóvenes desde los 18 años pueden comprar una propiedad, contraer matrimonio, viajar al exterior, casarse o firmar el contrato de alquiler de su primer departamento sin necesidad del permiso de sus padres.

La finalidad de esta modificación es poder hacer que los jóvenes a partir de los 18 años puedan hacer pleno uso de sus derechos en materia civil y comercial y no tener que esperar hasta los 21 años en algunos casos como era antes de la modificación. En relación a esto, la presidenta de la Comisión de Legislación General, Vilma Ibarra, había asegurado que “pone a tono la legislación nacional con la de países como Alemania, Canadá, España, el Reino Unido, Chile y Uruguay, y amplía las capacidades de los jóvenes de entre 18 y 20 años“.

Además, “La Convención Internacional del Niño establece que se entiende por niño a todo ser humano menor de 18 años de edad. Con estas iniciativas se busca adaptar la legislación nacional a los tratados internacionales a los cuales adhieren la Argentina y los países del Mercosur”, afirmó Ibarra al diario La Nación. Por lo tanto, a partir de los 18 años los jóvenes ya pueden trabajar con bancos y diferentes financieras o bancos para pedir un préstamo personal.

Responsabilidad y solvencia

Si bien los motivos que nos pueden llevar a pedir un préstamo son múltiples, se debe ser responsable al solicitarlo. Lo que nos lleva a pensar los préstamos se otorgan únicamente a mayores apelando a su capacidad y solvencia para retornar el dinero pedido en tiempo y forma, y de no ser así, ser apacibles de una sanción acorde.

Es por esta razón que concordamos con las siguientes recomendaciones:

  • Pedir el dinero estrictamente necesario. Cuanto menos dinero se pida a la entidad más fácil será devolverlo puesto que las cuotas mensuales serán más accesibles (aunque la cuota final dependerá del plazo de devolución y del tipo de interés aplicado).
  • Justificar el gasto indicando a la entidad la finalidad y el plazo de devolución.
  • Presentar toda la documentación solicitada por la entidad financiera y en especial la nómina.
  • Mantener una cierta vinculación con la entidad permite conseguir financiación a tipos de interés más bajos.
  • Devolver el dinero en el mínimo plazo posible.
  • Contratar un seguro de amortización de préstamo y de protección de pagos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *