Entradas

5 consejos para obtener un préstamo para pagar deudas

¿Estás pasando por un mal momento económico? ¿Tenés deudas atrasadas y tus acreedores empiezan a exigir su pago? ¿Tenés deudas con tasas de interés muy altas? Quizás sea el momento de re-estructurar tu deuda para poder salir adelante y saldar ese mal momento. A continuación veremos 5 consejos que esperamos sean de utilidad al momento de tomar un préstamo personal para pagar deudas.

Re-estructurar la deudaEsto no es otra cosa que un plan de pagos sobre la deuda que ya tenés, esto demuestra que querés cumplir con tus obligaciones y te permite elegir la cantidad a pagar y el plazo que mejor se adapta a tus necesidades..

Una buena opción es verificar si tienen la opción de pagos adelantados y cómo funciona. Así, si contamos con dinero extra, podemos hacer pagos adelantados y estos se van al monto de la deuda principal.

Por último, es importante pagar de forma puntual para no seguir sumando intereses

Conocer el cálculo de los intereses de los préstamos de consumo

Seguro de vida, IVA sobre intereses, gastos administrativos: todos estos son costos que derivan del préstamo y por ende deben sí o sí computarse en el cálculo de la tasa total pagada por el mismo, conocida como Tasa Efectiva Anual (TEA).

Hay algunas entidades financieras que con el fin de captar nuevos clientes suelen informar el costo de los préstamos en términos de Tasa Nominal Anual, que no tiene en cuenta los ítems mencionados. Esto se debe a que estos costos no existirían en caso de que el préstamo no sea otorgado. Sin embargo, son significativos en el costo total. Por este motivo, siempre es conveniente analizar si tomamos o no un préstamo teniendo en cuenta el TEA y no de TNA. Sobre todo si estamos adquiriendo un nuevo préstamo personal para salir de las deudas, debemos tener total conocimiento de todos los gastos que están adheridos al servicio que estamos por contratar.

Evitar el Sistema de Amortización Directo

La mayoría de las personas que sacan un préstamo o compran en cuotas no se fijan en “detalles insignificantes” como la fórmula matemática utilizada para calcular los intereses de la deuda. Sin embargo, un detalle como este cambia drásticamente como se calculan las cuotas. Por ejemplo, el Sistema de Amortización Directo computa el pago de intereses sobre el monto total del préstamo (o costo del producto adquirido) sin tener en cuenta que al pagar las cuotas estamos devolviendo también parte de ese monto (en el lenguaje financiero: amortizando) y que por lo tanto corresponde que lo que se paga por intereses baje disminuyendo a medida que se cancelan las cuotas.

Por ello, al contratar un nuevo préstamo, debemos asegurarnos que el sistema de amortización sea, por ejemplo, Francés, donde la amortización de capital es creciente y el interés decreciente.

Hacer un presupuesto mensual: No solo es importante pagar nuestras deudas sino también no contraer nuevas. Comenzar a planificar nuestras finanzas personales tiene que ver con ordenar, en primer lugar, nuestros gastos. Planificación y el vivir con lo propio pueden representar el principio del fin de las deudas. Una forma muy útil de poder planificar nuestra economía es anotar los gastos en una planilla para poder a fin de mes ver qué gastos son los necesarios y qué gastos se pueden evitar. De esta forma, al tener una economía ordenada, no necesitaremos seguir endeudandonos.

Tarjetas de crédito: Hacer compras con las tarjetas de crédito es muy tentador. Pero es importante ser responsable al pasar el plástico. Siempre es recomendable pagar la totalidad de la cuenta para no generar intereses y no sumar deudas en muchas tarjetas distintas. Para más información al respecto recomendamos leer el artículo “Pagar el mínimo con la tarjeta de crédito se convirtió en el peor de los negocios”. La clave para no sobre-endeudarse con la tarjeta de crédito es usarla solo para las cosas necesarias y que ya tenés planeadas.

Organizar tu economía diaria es una forma de empezar a salir de las deudas.

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad.

Préstamo personal rápido

Cuántas veces nos pasa que nos surge un imprevisto en el mes y no contamos con ahorros para poder cubrirlo? Por ejemplo, se rompió el termotanque en pleno invierno y no tiene reparación, por lo tanto, debemos comprar uno nuevo o tenemos que cambiar a los chicos de colegio porque se llevan mal con los compañeros y el nuevo colegio pide que paguemos la matrícula y la mensualidad todo junto…  O simplemente, te podes tomar vacaciones de tu trabajo y querés viajar a algún lugar desconocido. Para todas estas opciones podes pedir un préstamo rápido que te va a brindar el efectivo que necesitas en tiempo y forma.

Esto se debe a que ya desde sus inicios el préstamo tuvo un fin solidario, se prestaban semillas para poder seguir con las cosechas. Tiempo después se empezó a utilizar con el dinero y nació allí también el concepto del interés. Un préstamo es, como lo dice en sí la palabra, la acción de prestar. Hay una persona a quien se le entrega algo y debe devolverlo en un futuro pactado. .

¿Dónde y cómo pedir un préstamos?

En nuestro país quienes ofrecen más préstamos son los bancos (privados como estatales) y distintas entidades financieras. Podemos acercarnos a un local y pedir que nos asesoren sobre los préstamo o podemos ver vía on-line qué préstamos hay disponibles y solicitarlo por esa vía. Siempre es recomendable trabajar con una entidad de confianza aunque también es primordial comparar los servicios, las tasas de intereses y los gastos para no terminar trabajando con una entidad que sea demasiado caro. Los requisitos para pedir el préstamo, en líneas generales, son los mismos en todas partes: ser mayor de edad, tener DNI y constancias de ingresos mensuales. Algunas entidades pueden solicitar más documentación que otra. Pero los pasos a seguir son los mismos en todas la entidades, una vez que tiene toda la documentación requerida, van a verificar que quien solicita el préstamo no cuente con deudas anteriores. Si se pasa este análisis, se obtendrá el préstamo.

¿Por qué se los llama préstamos rápidos?

Esto se debe a que después de realizada la solicitud, si todos los papeles están bien, se puede llegar a tener el préstamo dentro de las 24 hs. Muchas entidades bancarias trabajan con préstamos vía on-line pre-aprobados para sus clientes. Otras entidades financieras, en cambio, como Grupo Puerto, una vez que reciben el pedido del préstamo, se ponen en contacto con el solicitante y solicitan referencias bancarias para poder hacer el análisis correspondiente.

Hay otras entidades que al solicitar un préstamo, tienen que realizar una calificación del solicitante, y piden un montón de documentos, algunos certificados por contador público, y deben enviar todo el legajo a casa central para ver si aprueba el préstamo y por cuánta plata. Estos otros préstamos suelen demorarse por lo menos 15 días.

Por eso, al momento de pedir un préstamo deberemos poner sobre la balanza con qué entidad queremos trabajar, qué apuro tenemos en conseguir el efectivo y la forma de la devolución, si va a ser con cheques o pagando cuotas mensuales.