Entradas

Situaciones en las que un préstamo se convierte en solución

Un préstamo es una herramienta financiera en la que se solicita dinero a cambio de su devolución en plazo y con un monto adicional en concepto de intereses que van a variar según lo arreglado con el prestamista. Por lo tanto, pedir un préstamo es una solución efectiva si estamos urgidos de dinero.

Los préstamos no solamente nos son de utilidad ante situaciones premeditadas sino que, hoy en día, hay préstamos que se aprueban en cuestión de horas, por lo que también nos pueden ayudar a salir adelante en situaciones que no podemos prever con antelación. A continuación veremos situaciones en las que solicitar un préstamo puede ser de gran ayuda:

Si se quiere refaccionar o ampliar la casa propia:

Tanto las entidades bancarias como las empresas crediticias, contemplan en sus líneas de financiamiento la entrega de dinero para que los interesados en realizar mejoras en sus hogares puedan hacerlo sin la necesidad de ingresar al crédito hipotecario. Esto se debe a que las solicitudes de préstamos personales se resuelven más rápido y conllevan la presentación de menos documentos.

Cambiar o reparar el auto, comprar una motocicleta o adquirir un 0 km:

A pesar que estas tres situaciones son distintas unas de otras, los préstamos personales permiten solventar parte o la totalidad de los gastos y costos que insumen cada una de las transacciones descritas. Para más información sobre préstamos para adquirir un auto nuevo, les sugerimos que vean nuestro artículo 5 Claves para comprar un auto a crédito personal.

Sin embargo, no siempre los motivos por los que pedimos un préstamo son todos color de rosa. También nos puede pasar que tengamos la mala suerte de ser parte de un accidente y que el seguro no cubra la totalidad del arreglo y necesitemos de efectivo extra para poder dejar nuestro auto andando nuevamente.

Pagar deudas:

Sin dudas la ocasión menos placentera o feliz para solicitar un préstamo, sin embargo, durante el transcurso del año es habitual que muchas de las cuentas que llevamos no se encuentren al día y diciembre llegue con muchas facturas por pagar bajo el brazo. Quizás nos atrasamos en el pago de las expensas y no queremos que los vecinos nos recriminen el pago en la próxima reunión de consorcio, o le debemos parte de la patente y unas multas y necesitamos tener un libre deuda para poder vender el auto. Allí es cuando la propuesta de solicitar un préstamo resulta necesaria. Así podemos refinanciar nuestras deudas de una forma que podemos prever que vamos a pagar y por otro lado cumplimos nuestras obligaciones con todos y tenemos un solo deudor.

Las situaciones pueden ser varias ya que podemos seguir enumerando hasta el cansancio. Lo importante es poder conseguir una agencia de créditos o un banco que nos asesoren bien sobre los requisitos para poder adquirir nuestro préstamo y sobre los costos que conlleva el mismo. Hoy en día y gracias a los avances de internet y la conectividad, se puede acceder a un préstamo de una forma mucho más sencilla. Toda la demora que antes requería la administración más la verificación crediticia hoy en día se hace de una manera mucho más rápida y eficiente a través de los medios electrónicos.

Si todavía tiene alguna duda o quiere más información sobre préstamos personales, los invitamos a visitar la página web de Grupo Puerto.

¿Cómo calcular la tasa de interés de un préstamo?

A la hora de ponerle la firma al préstamos que pedimos es menester saber sobre qué estaremos pagando para cancelarlo. A continuación haremos un breve repaso de algunos intereses y gastos que podemos incurrir al solicitar un préstamo:

Gastos e intereses a tener en cuenta para pedir un préstamo:

Como todo servicio que se contrata, este conlleva una serie de gastos fijos. No importa qué tipo de préstamo pidamos, en todos nos podemos encontrar con los siguientes gastos:

  1. Seguro de vida: Este seguro se contrata por las dudas que quien toma el préstamo tenga alguna contingencia imprevista por la que no pueda pagar más el préstamo.
  2. Interés: Es un índice que se aplica sobre el valor a prestar y representa la ganancia del prestamista por entregar el préstamo. En un préstamo se aplican diferentes tasas de interés, por lo que nos podemos encontrar con cualquiera de las siguientes siglas:
  • Tasa Anual Equivalente (TAE): Es un término muy financiero que se define como el resultado de una fórmula matemática que incorpora el tipo de interés nominal, las comisiones y el plazo de la operación. Esta tasa se aplica tanto en los productos ahorro como en los préstamos  hipotecarios como consumo.

El TAE incluye dos conceptos que son la comisión de apertura y la de cancelación anticipada.

  • Comisión de apertura: Bajo esta denominación se esconden todos los gastos originados en las entidades financieras por la tramitación de un contrato crediticio. Habitualmente, la cuantía de esta comisión se cobra de una sola vez, cuando se firma el contrato, sin embargo, es posible pactar pagarla a lo largo de la vida del préstamo. En él se incluyen, por ejemplo, certificaciones y cualquier otro gasto de apertura del préstamo.
  • Comisión de cancelación o amortización anticipada: Aunque no siempre es así, generalmente las entidades financieras reconocen a sus clientes el derecho a cancelar el préstamo total o parcialmente antes de que termine el plazo. Como los intereses están estimados para el total de la vida del préstamo, si ésta se acorta el beneficio del banco o caja es menor. Por ello, al cancelar el préstamo total o parcialmente (con entregas a cuenta) las entidades financieras cobran una comisión, resultado de aplicar un porcentaje sobre la cantidad cancelada o amortizada antes de tiempo.
  • Tasa Nominal Anual (TNA): Este porcentaje permite calcular la rentabilidad del préstamo con distintos plazos.
  • Costo Final Total (CFT): Este es el índice más completo porque incluye la TNA y todos los gastos del préstamo. Por lo tanto es el mejor indicador del gasto total al momento de pedir un préstamo.

¿Cómo podemos calcular los gastos de pedir un préstamo personal?

Es obligatorio para todas las entidades que otorgan préstamos publicar las tasas de intereses. Con ese dato podemos realizar nuestro propio análisis. Por otro lado, siempre podemos asesorarnos sobre los distintos servicios y pedir una cotización de un préstamo personal.

Además, en internet podemos encontrar varios simuladores de préstamos y hasta un tutorial en youtube sobre como calcular las tasas y los intereses de un préstamo.